Las cosechadoras de yerba mate ganan presencia

NOTICIAS DEL CAMPOLeave a Comment on Las cosechadoras de yerba mate ganan presencia

Las cosechadoras de yerba mate ganan presencia

Hacia fines de los 90, en el siglo anterior, se empezaban a difundir en la región las primeras cosechadoras mecánicas de yerba mate. Eran gigantes metálicos de gran tamaño, peso y con potentes cuchillas. Su costo era altísimo y se apuntaba a que sólo las grandes firmas yerbateras podrían llegar a utilizarlas en el futuro. Un inconveniente a superar eran los cortes muy bruscos sobre las plantas, que podían quedar dañadas seriamente.

A más de 20 años de esas primeras máquinas, la idea de mecanizar la yerba mate se está concretando en el Nordeste argentino. Y con la adaptación tecnológica a realidades locales, el manejo mecanizado es también más accesible. Ayudó que en los últimos años el cultivo comenzó a valorarse más y ello permitió soñar con nuevas herramientas para facilitar las próximas zafras.

En el contexto actual, David Lory, ingeniero electromecánico y parte de una empresa familiar obereña especializada en armar cosechadoras de té, explicó las innovaciones con las que vienen trabajando. Una de esas novedades son sus cosechadoras de yerba mate.

“Hoy estamos pasando un buen momento, justamente trabajando para el sector yerbatero que también va muy bien. Los productores están interesados en invertir para mecanizar sus cultivos y en esa búsqueda el año pasado sacamos una máquina con diseño propio para cosechar yerba mate. Es la máquina que estamos comercializando con más fuerza ahora”, comentó ante la consulta de El Territorio.

La eficiencia del modelo, se tradujo rápidamente en los modelos vendidos a varias empresas y en que las consultas no terminan. “Ya tenemos unas 30 máquinas vendidas entre Corrientes y Misiones. Son máquinas sencillas similares a una cosechadora de té. La parte principal de la máquina puede incluso ser la misma cosechadora de té, lo que se adapta es una barra de corte. La máquina es sencilla y muy económica comparada con las cosechadoras que estaban usando las grandes empresas. Es mucho más barata”, enfatizó.

Lory detalló que los modelos no pesan más de 4.000 kilos y puede operarse con tres o cuatro operarios de cosecha. “El mantenimiento es muy sencillo y los repuestos se consiguen en la provincia”, remarcó.

Aporte de los colonos locales

El ingeniero de 28 años reconoció por otra parte que en la empresa familiar “hace dos años no sabíamos mucho de la yerba mate. Lo que nos facilitó mucho las cosas fue la ayuda de los propios productores que nos comentaron lo que venían probando. Había gente que había hecho ensayos para mecanizar por su cuenta. Fueron muy abiertos, nos mostraron sus ensayos. En base a eso hicimos un prototipo, fuimos a los campos con los productores y mejoramos el modelo que ahora estamos comercializando. Pero nuestra clave fue tener el asesoramiento de los agricultores para saber lo que se necesitaba”.

Sobre la fabricación de las nuevas cosechadoras se explicó que están logrando cumplir con los pedidos. Y no han tenido mayores inconvenientes con los insumos necesarios. “Por el momento estamos pudiendo cumplir. Algunas cosas que son importadas tuvimos algunas complicaciones o demoras porque hubo fábricas que cerraron por la pandemia. Hay empresas que tuvieron contagiados y debieron cerrar, por ahí tuvimos algunas demoras en ese sentido, pero por suerte estamos logrando seguir con nuestro trabajo”.

En cuanto a las dificultades o la competencia que tienen como industriales en Misiones, Lory apuntó que los costos logísticos son importantes a la hora de proyectar algo desde la tierra roja. Algo que podría atenuarse si se logra alguna mejora como región impositivamente diferenciada en el futuro. “En nuestros costos impactan los costos de fletes que tenemos que pagar. Es algo que se siente”, comentó.

Del té a la cosecha de tabaco

David Lory recordó que la empresa que inició su abuelo se enfocó en mejorar el trabajo con el té misionero. “Nuestro fuerte siempre fue hacer cosechadoras de té y todos los implementos necesarios. Con eso arrancó mi abuelo hace 40 años y recién ahora incorporamos un nuevo producto que es para la yerba mate. Pero esto a su vez nos permitió ver que también podemos hacer una cosechadora de tabaco, con la que todavía estamos en proceso de pruebas. Esperamos este año mejorarla y lanzarla a la venta el próximo año”, explicó.

Detalló que, para el tabaco, una planta mucho más delicada que la yerba y el té, debieron ajustar el corte y la transportación de las plantas. “La maquina es similar a la cosechadora de té, se usa un tractor y se modifica. Tiene un implemento que se puede adaptar, que justamente corta el tabaco, lo transporta por una cinta y lo descarga en una tolva atrás. Y después de ahí se tiene que descargar en un acoplado donde el tabaco es colgado”.

Apuntó además que la futura máquina “lo que hace es ahorrar el trabajo de cosechar manualmente como se hace en la actualidad. Esto corta y junta las plantas y las cargas en un acoplado. El corte de las plantas es lo que tuvimos que trabajar para no dañar las hojas, nos está costando pulir esos detalles para que no lastime las hojas. Se hicieron las pruebas de invierno que se hizo un lote experimental y bueno ahora se mejoró bastante el trabajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top

Copyright 2019. Todos los derechos reservados